Cuando sea una anciana/o. Te necesito más que nunca.

La importancia de un abrazo para tener nuestro corazón feliz y hacer notar nuestro Amor más lindo para con todos

El cofre misterioso

Un anciano que se había quedado viudo vivía solo.

Toda su vida se había esforzado en trabajar duro para que ha su familia no le faltara nunca nada. A un así la mala suerte lo había arrastrado a la ruina y perdió a su esposa muy pronto. Tenia tres hijos varones , pero los tres estaban casados y apenas tenían tiempo para visitar a su padre

El anciano se sentía muy solo y pensaba

*Ahora que es cuando más los necesito, no vienen, ni quieren estar conmigo, no tienen tiempo, seguro tienen miedo que me acabe convirtiendo en una carga enojosa*

Pensaba el buen hombre.

Se pasaba horas mirando sus fotos, sus recuerdos y más se entristecía

Así, pasaba las noches en vela hasta que ideó un plan para cambiar esta desagradable situación.

Llenó a rebosar un cofre, con vidrios rotos, papeles, y le puso un candado lo metió debajo de la mesa, para que cuando sus hijos vinieran fuese lo primero que vieran.

Pasaron unos días y sus hijos vinieron a visitarlo, se quedaron asombrados al ver el cofre y le preguntaron qué había dentro.

Nada. Sólo algunas cosas que he ido atesorando, respondió el anciano.

Los muchachos se miraron entre ellos y, apartándose del padre, comentaron: ” El cofre debe de estar lleno de oro”.

Así, decidieron turnarse para cuidar al padre y vigilar de cerca el tesoro.

El anciano sonreía feliz. Su plan había resultado y a partir de hay siempre estaba acompañado

Sonreía feliz por fin podía ver a sus amados hijos. Aun, sabiendo de su avaricia para con su cercanía. Los Amo siempre hasta el día de su muerte.

El día que falleció el anciano, lo enterraron rápido y fueron a la casa del anciano para ver lo que contenía el cofre. Cuando abrieron el cofre solo vieron revistas, periódicos y vidrios rotos. Todos fueron lamentos, pero el menor de los hermanos confesó: ” Estoy avergonzado de nosotros. Le obligamos a mentirnos para que cumpliésemos con el deber que teníamos como hijos para cuidarle. Fin…….

Espero les haya gustado este cuento.

Es una bonita reflexión, para todos, cuando somos pequeños nuestros padres dan la vida por nosotros, nos miman, nos dan una educación y somos tan egoístas, en muchos casos, hacemos nuestra vida y nos olvidamos de nuestros mayores y pensamos que siempre van a estar hay para nosotros y no pensamos que el tiempo pasa tan rápido, un día nos damos cuenta que no es así y es demasiado tarde.

Tenemos que buscar tiempo para ellos, independientemente de nuestra vida. Así como nosotros necesitamos sentir cerca a los que amamos ellos necesitan. Un beso, un abrazo, una sonrisa, y lo necesitan el doble que nosotros, no debemos olvidarlo nunca.

Espero estén todos bien y abrigados. Les mando un abrazo virtual

Con cariño: Carmen Csr

La hipocresía de las personas que amamos:)

Aqui les dejo este triste cuento

Real en la vida en muchas ocasiones. Puesto que la avaricia de algunos seres humanos nos deja helados sin palabras y con mucho dolor.

>>>El hijo hipócrita><>

Había una vez un padre muy mayor que tenía dos hijos.

Uno de ellos era muy bondadoso, mientras que el otro sólo había demostrado interés por su progenitor cuando necesitaba algo de el.

Llegó el día en que el anciano,viendo la muerte cerca,hizo testamento en un pliego de papel,señalando que el 80% de la herencia fuera para el hermano bondadoso y sólo el 20% para el otro.

Un día sin querer el papel se le mojó y el anciano se contrario pues su deseo no era visible, ni se leía bien el nombre de los hijos.

Llegó el día de la muerte del anciano y el hijo egoísta fue al juez para decirle que a él le había dejado el 80% de la herencia porque había sido un hijo modelo con su padre.

El juez no sabía qué decisión tomar,así que prefirió esperar porque no veía el asunto nada claro.

El día del entierro el hermano bondadoso caminó en silencio, sufriendo íntimamente su dolor, mientras que el otro lo hacía dando gritos desgarradores para que los asistentes creyeran que sufría mucho.

Cuando el cadáver fue puesto sobre la lápida funeraria las lágrimas del hermano bondadoso se convirtieron en pétalos, sin embargo las del hermano hipócrita y egoísta, en piedras.Fue ahí cuando el juez tomo su decisión.

Esto nos enseña que no hay hipócrita que no quede expuesto antes o después Fim……………………..

La verda que la vida no dejará nunca de sorprendernos y todos los días estamos aprendiendo de ella.

que tengan un bonito viernes y esten todos bien os mando un abrazo virtual

con cariño; Carmen Csr