Ordenar nuestro desorden

Este audio libró, me ha dado justo en el clavo, me ha ayudado a seguir avanzando hacia adelante, en paz y pensar un poquito más en mí, lo cierto es que hay un mundo salvaje en la calle, muchas veces esta nueva sociedad en ocasiones nos supera un poquito a muchos, en mi humilde opinión

no queda otro remedio que avanzar con ellos y adaptarnos a todo

Ciertamente, el desorden de unos es el orden de otros

no tenemos que malgastar nuestra vida ni pensamientos en cosas u hechos inútiles para nosotros, debemos enfocarnos en potenciar nuestro yo interior como personas, recordar que nuestra puerta está abierta para dejar salir el caos que de alguna manera venga a alterar nuestra paz

para superar ideas que pueden ser omnipotentes para nuestra persona si no queremos acabar con desórdenes mentales que nos obliguen a ser pesimistas y caer en caos con nosotros mismos

tenemos que levantarnos con los ánimos y pensamientos positivos a un, cuando la vida se empeñe en contrariarnos

cuando no podamos evitar vivir en preocupación todo el tiempo, tenemos que ponernos manos a la obra con acciones que potencien nuestra vida y no permitir que la pereza o decisiones que tomemos y no son nada fácil, nos afecte para poder seguir hacia adelante

dejar de preocuparnos por cosas que podemos solucionar con determinación y voluntad

Hay momentos en nuestra vida que por cosas del destino sufrimos y nos sentimos tristes, puede ser por problemas con amigos, familias, algún amor, alguna decepción u obstáculos que sin venir a cuenta se instalan en nuestra vida

son pruebas del destino que nos rompen o bien el corazón o bien el alma o la autoestima, nos sentimos tristes o contrariados y no es nada fácil salir de este embrollo

¡Pero amigos nadie dijo que sea imposible! Si queremos podemos con todo

son en esos momentos que tenemos que intentar cambiar nuestra mentalidad y comenzar a ser egoístas con todos y amables con nosotros, suena mal lo cierto es que sí, pero es la realidad, no podemos complacer a todo el mundo y olvidarnos de nosotros para que otros se beneficien a nuestra costa, a mi manera de ver eso es sufrir a lo tonto y quizás lo estamos haciendo por personas que no merecen nuestra atención ni afecto

lo cierto es que quien olvida su historia está condenado a repetirlo

En fin amigo la vida no es nada fácil, hay momentos buenos y momentos malos y de todos aprendemos algo nuevo

les mando un abrazo

Carmen Sr.

 

Tu opinión es importante para mi Bloger

A %d blogueros les gusta esto: